Cuídate, Cuídate e+
Leave a comment

Mascarillas faciales, lo más fresco de Lush

lush

Para estar sanos por dentro y por fuera es muy importante lo que comemos pero también cómo nos cuidamos. Con un no rotundo al testado en animales y una apuesta por ingredientes naturales y frescos Lush es amor a primera vista. Hoy os contamos nuestra experiencia con uno de sus productos más conocidos: las mascarillas frescas.

Las mascarillas de Lush están hechas con ingredientes frescos, por lo que deben mantenerse refrigeradas y se recomienda gastarlas en tres semanas para que así se realice el tratamiento completo y podamos apreciar mejor sus efectos sobre nuestra piel.

En su web están expuestos de manera muy visual todos los ingredientes de sus productos, clasificados por colores en función de su procedencia. En verde encontramos marcados los ingredientes naturales y en negro los denominados por la marca como “sintéticos seguros”. Como observareis en el caso de las mascarillas frescas en casi todas ellas hay un pleno de ingredientes marcados en color verde.

Dentro del catálogo de Lush existen múltiples opciones que permiten elegir entre diferentes texturas más o menos exfoliantes, olores, y sobre todo, las propiedades que se adaptan a nuestro tipo de piel.

Esta vez nos decidimos por la Cupcuke. Hecha a partir de barro Rhassoul, infusión de linaza, menta fresca y cacao. Parece chocolate y os aseguro que huele igual. Esta indicada para pieles grasas porque gracias a la capacidad de absorción del barro equilibra la producción de sebo de la piel, el cacao y la menta proporcionan una limpieza profunda y la infusión de linaza aporta la hidratación necesaria.

lush2

Su uso, como imaginareis, no puede ser más placentero. Extiendes una capa generosa de este chocolate por la cara, dejas actuar unos 10 minutos y retiras con agua. Al retirar se realiza una pequeña exfoliación (con la Cupcake, en otras el grano se nota más y por ello la exfoliación es mayor) que termina por darte una gran sensación de limpieza.

cupcake-360x360

Todas las mascarillas vienen en los típicos botes negros de Lush, contienen 75 gramos a un precio de 9.25 euros y da para su aplicación unos dos o tres días durante 3 semanas.

Te cuidas de una manera natural, alejas los productos químicos de tu piel y ayudas al medio ambiente. ¿Alguien da más?

Otra de las razones por la que nos gusta tanto Lush es por su política con el medio ambiente.

Y es que si entregas cinco botes negros te llevas precisamente una de sus mascarillas frescas de regalo. Así que ya sabéis no tiréis ni un solo bote, podéis reutilizarlos o entregarlos para seguir probando cositas.

Texto: Erika González

Fotos: Lush

Deja un comentario