Sin categoría
comment 1

La experiencia de Amanda durante el día detox

Bajo mi punto de vista, querer hacer un detox por primera vez supone una cierta conciencia sobre el hecho de que el alimentarse tiene una dimensión terapeútica. Por lo que todo acercamiento ya tiene el mérito en sí de atreverse en dar un paso más en la propia salud.

Probablemente, incluso aunque con el detox de un día no se notan grandes cambios, el hecho de implicarse y tomar conciencia es el antecedente de un posible cambio de mentalidad.

En este caso concreto, los zumos de Fit Food me resultaron muy sabrosos. Pocas veces había consumido zumos prensados en frío y la ligereza y el sabor resultan muy diferentes de los zumos habituales que se pueden hacer en casa. Por otro lado, siendo consciente del chute de nutrientes esenciales que me iban a proporcionar durante todo un día, se pueden pasar por alto cierto sabores que me gustan menos, como el del apio.

Estar solo a base de líquidos no me supuso mucho esfuerzo aunque si noté cierta fatiga según pasaba el día. Creo que el cuerpo me pedía descansar y dormir más de lo que pude hacerlo ese día.

Por lo demás, completé el detox sin muchos problemas. Me tomé una zanahoria al llegar a casa del trabajo para saciar el ansia de masticar y relajarme un poco.

El último de los zumos, el milkshake de almendras, fue el que más me gustó y me sació.

Perdí algo de peso, que fui recuperando los días posteriores, pero no es algo en lo que me centrara, ya que considero que el detox tiene otros motivos más allá de la pérdida de peso.

Una experiencia que volvería a repetir con tranquilidad y que, sin duda, puede aportar beneficios al organismo. La gran concentración de vitaminas y minerales es especialmente útil en un estilo de vida expuesto a grandes factores contaminantes y de estrés, que hacen que necesitemos un mayor aporte de nutrientes esenciales.

1 Comment

  1. Pingback: Nuestra experiencia Detox | The Green Fuel

Deja un comentario