Nútrete Sin Plomo
Leave a comment

El té como bebida saludable

tee-1023211_1920

Todos los días intento tomarme uno, ya que cuentan con propiedades muy beneficiosas. Mi preferido es el blanco, del que dicen que es “elixir de la juventud”, pero todos son saludables y pueden complementar muy bien nuestra dieta. Espero que te guste este pequeño repaso sobre las diferentes variedades de té y que encuentres el ideal para ti.

Consumido tradicionalmente en los países asiáticos, sobre todo en China, Japón e India, el té es una de las bebidas más antiguas que existen. Su consumo se extiende en el siglo XVII por Europa y alcanza gran popularidad en Inglaterra. A pesar de ser originario del sudeste asiático, hoy día el té es cultivado también en países de América del Sur y de la África tropical.

En general todos los tés cuentan con propiedades terapeúticas ya que son antioxidantes, astringentes, estimulantes y diuréticos. Aunque siempre deben consumirse con moderación para evitar posibles problemas digestivos o alteraciones del sistema nervioso como insomnio o nerviosismo.

El té verde

Té verde

Descubre más infografías como esta en nuestro Instagram @thegreenfuelmadrid

Dentro de las diferentes variedades de té, uno de los que cuenta con mayores propiedades terapeúticas es el té verde. En el proceso de obtención, se recogen las hojas, se inactivan las enzimas causantes de la fermentación, se enrollan las pequeñas hojas, se secan y finalmente se tuestan. El té verde es un tipo de té sin fermentar. Los tés sin fermentar o tés verdes tienen más propiedades antioxidantes ya que contienen mayor proporción de catequinas, un tipo de flavonoides, que los tés fermentados o negros. Para obtener el máximo beneficio y extraer las catequinas del té, es importante realizar una infusión de 5 mínutos como mínimo. Si lo que buscamos es reducir la cafeína del té, se puede desechar la primera infusión y tomar el agua de la segunda.

El té verde destaca por su contenido en vitamina A, C y E, y selenio. Indicado para la prevención de procesos cancerosos, enfermedades degenerativas, para mantener a raya el colesterol y prevenir la obesidad.

El té negro

A diferencia del verde, el té negro está sometido a un proceso de fermentación. Tras recoger y secar las hojas, estas se aplastan para liberar las enzimas para que fermenten estimulando la oxidación a una temperatura de 27º. Por ello ciertos componentes del té negro, como las catequinas se transforman en sustancias aromáticas y se pierde cierta proporción de vitaminas.

Este tipo de té también tienen cualidades terapeúticas, de hecho sirve para prevenir las caries dentales y para preservar de la oxidación al llamado colesterol bueno (HDL). Por supuesto, también es digestivo y diurético.

foodiesfeed.com_tea-shop4

El té rojo

A esta variedad se la somete a una segunda fermentación, en la que las catequinas se transforman en teorrubígenos que le confieren el color rojizo. Cuentan con menos cafeína que las dos variedades anteriores.

Es desintoxicante y depurativo, ideal para las dietas de adelgazamiento y refuerza el sistema inmunitario.

El té blanco

Esta variedad esta compuesta solo por los brotes más tiernos de la planta, que están cubiertos por un vello blanquecino. Al ser hojas jóvenes, están llenas de energía y de nutrientes y contiene más polifenoles que el té verde.

Es un gran antioxidante y estimulante del sistema inmunitario. Ideal para tratar la obesidad y el sobre peso y gran estimulante del organismo a nivel físico y mental.

 

Amanda Franco – Periodista y estudiante de herbodietética
Para cualquier duda o consulta no dudes en contactar conmigo en thegreenfuelmadrid@gmail.com

 

 

Deja un comentario