Cuídate, Cuídate e+
Leave a comment

Aceite de árbol de té: un básico para la salud de tu piel

aceite3

Los aceites esenciales están de moda en la cosmética. No hay quien no tenga uno como aliado de belleza. Hoy hablamos del aceite de árbol de té, un producto imprescindible en cualquier neceser debido a sus múltiples usos y beneficios.

Para el rostro:

Aunque por el simple hecho de ser un aceite parece estar prohibido para las pieles más grasas, el aceite de árbol de té tiene propiedades antibacterianas y cicatrizantes que lo convierten en el remedio perfecto para luchar contra los granitos o el exceso de grasa.

Si este es un problema que se extiende lo largo de la cara lo ideal es disolver un par de gotas en la hidratante habitual. Si se trata de granos localizados en el rostro la manera más efectiva es aplicar directamente con un algodón el aceite sobre la zona. En este último supuesto, lo ideal es hacerlo antes de acostarse para así dejar que actúe toda la noche.

aceite

Para el pelo:

Vuelve a ser un gran aliado para los que sufren problemas de grasa en el cuero cabelludo. El procedimiento vuelve a ser el mismo, tan solo hay que mezclar unas gotitas de aceite con el champú habitual y el pelo lucirá limpio durante más tiempo. También es un remedio muy utilizado para eliminar la caspa. Pero si hay un uso estrella de este aceite en el pelo este es sin duda el de antipiojos. El aceite de árbol de té es el perfecto repelente y solo hay que mezclar unas gotas con el champú habitual para librarse de estos insectos.

Para el cuerpo:

Dado su alto poder antiséptico, se pueden añadir algunas gotas de este aceite esencial al gel de ducha o a la hora de darnos un baño. Incluir el aceite de árbol de té en nuestra higiene diaria nos ayudará a prevenir infecciones como los hongos, calmar la piel tras la depilación y actuará como repelente natural contra los mosquitos.

Antes de usarlo hay que tener en cuenta que tiene un fuerte y penetrante olor, por lo que si eres muy sensible a este olor tal vez debas probarlo antes de añadirlo a tu crema. Además de esto, si tenemos una piel muy sensible como con cualquier producto es mejor realizar una pequeña prueba en nuestra piel. En este caso se aconseja comenzar a usar este aceite diluido y no aplicarlo directamente hasta ver cómo reacciona nuestra dermis.

¿Os animáis a incluir este aceite en vuestra rutina de belleza?

 

Texto: Erika González

Deja un comentario