Para mi no hay nada más agridulce que la Navidad. Altera mi cuerpo, mi mente y sentimientos en muchos sentidos (y no todos buenos), por lo que considerarla superada un año más (y con cierto éxito) me da la tranquilidad que tanto busco y disfruto. Si hay algo que salvo de estas Navidades, además del cariño de todos los que la compartieron conmigo, es la receta de estas trufas crudiveganas.

Este año decidí no comprar Ferrero Rocher. Por cada 100 gr del tan preciado bombón, 39,9 gr son de azúcar. Azúcar innecesaria que altera nuestro organismo, calorías vacías y encima adictivas. Como no sentía ninguna necesidad de meterme tal cantidad de azúcar para el cuerpo pero tampoco quería renunciar al placer de un buen bombón, versioné la receta y cree mis propios Ferrero.

Crudiveganos y, por lo tanto, sin lácteos; sin azúcar ni ningún tipo de endulzante (más allá de los dátiles) y sin gluten. Ricos en frutos secos y semillas, aceite de coco virgen y cacao, se han convertido en los bombones perfectos para llevar a todas partes y poder compartirlos con cualquiera que les de una oportunidad. Es emocionante encontrar tan buenas reacciones, de familiares y amigos, al probarlos. Una clara demostración de que el azúcar está de más y que se puede disfrutar de caprichos dulces sin recurrir a los alimentos procesados.

Hoy comparto con vosotros la receta, con el deseo de que podáis compartir las trufas con los que más queréis y de que disfrutéis mucho no solo comiéndolas sino viendo como otros las disfrutan. 

ferrero-3

[yumprint-recipe id=’1′]

ferrero-2 ferrero-1

descubre-la-experiencia

¡Anímate con otros postres crudiveganos!

3 2

2